La ética y la integridad

Un miembro de la Asociación de Propietarios se encarga de la información personal, las autorizaciones y la capacidad financiera para hacer y hacer cumplir las reglas. Sin integridad, miembro de la junta puede causar fácilmente estragos en las comunidades que sirven. Un buen consejero HOA entiende y respeta las leyes de la asociación, es honesto en su trato con los demás y tratar a los demás con respeto.

Habilidades de Comunicación 

Un miembro de la Asociación de Propietarios será trabajar con personas de diferentes ámbitos de la vida, de los funcionarios del gobierno a los abogados de las personas que viven en su comunidad. Para gestionar con eficacia estas tareas, habilidades de comunicación tanto escritos como orales, son una necesidad. Las habilidades que escuchan son útiles también. Cuando usted se comunica con otros miembros de la junta, profesionales y miembros de la comunidad, la escucha activa puede ayudar a resolver problemas de forma rápida y eficaz.

Habilidades de pensamiento crítico

Para tomar decisiones que beneficien a la Asociación de Propietarios como comunidad, empresas y el gobierno, un miembro del consejo de administración debe ser capaz de reducir los problemas y pensar creativamente. Los miembros del Consejo deben tener una comprensión de la dinámica de los documentos que rigen la comunidad de propietarios de vivienda y la ciudad en la que viven. También, saber qué tipo de información que necesitan para aprender y dónde buscar información es importante.

Humildad

Cualquier rol de liderazgo puede ir a la cabeza de una persona. Cuando vemos a un gobierno HOA, un buen miembro de la Junta examinará el papel como una forma de servicio. Inteligentes miembros, con visión de futuro no está de acuerdo saberlo todo o tener todas las respuestas correctas. Están abiertos a las opiniones de los demás miembros y la comunidad en su conjunto, y compartir información para que todos puedan tomar decisiones juntos. También delegan tareas en caso de necesidad.