Efectos del calor

Los aceites de pescado nunca deben ser calentados. El calor aumenta la oxidación, lo que hace que los aceites para convertirse en rancio en un proceso que convierte el aceite de peróxidos de lípidos perjudiciales. Peróxidos lípidos provocan los radicales libres que se alimentan y neutralizan las reservas corporales de vitamina E y otros antioxidantes. También pueden dañar las membranas celulares de las grasas, aumentando aún más los peligros para la salud.

Complicaciones de salud 

Muchas personas reportan efectos secundarios leves de tomar aceite de pescado de buena salud. Estos síntomas habituales incluyen eructos, aliento a pescado, diarrea y dolor estomacal. La dilución de la sangre y contusiones son efectos secundarios de menor importancia a menudo se observan en los que consumen una dosis media mayor de los aceites de pescado.

Sin embargo, los aceites de pescado que consumen oxidado (rancio) pueden aumentar el riesgo de problemas muy graves, tales como la aterosclerosis, los coágulos de sangre, cáncer y otras enfermedades degenerativas.

Recomendaciones

Frío ralentiza la oxidación. Cápsulas frío de aceite de pescado es imprescindible. Las cápsulas de aceite de pescado se deben almacenar en el vidrio de color marrón oscuro, con el fin de reducir la exposición a la luz. Elige las marcas de aceite de pescado contienen vitamina E para evitar la oxidación y la rancidez. Y, por último, no se la trague los aceites de pescado rancio.