Sea Foods

Fuentes ricas en yodo son las algas, algas, peces, mariscos y sal marina.

Fuentes de la planta 

Las fuentes vegetales de yodo son los espárragos, rábanos, champiñones, el ajo, la cebolla, la berenjena y la patata.

Otras fuentes

Las hierbas que son ricos en yodo incluyen dulse, el barbasco, el perejil, la pasiflora y la zarzaparrilla. Otras fuentes son el vinagre de manzana y aceite de hígado de bacalao suplementos.

Las causas de deficiencia

El yodo es sensible al calor y ciertos métodos de procesamiento de alimentos. Comer cantidades excesivas de la col, las nueces, el ácido oleico o grasas insaturadas en la dieta también puede reducir los niveles de yodo en el cuerpo.

Los signos de deficiencia

A continuación se han relacionado con una deficiencia de yodo: la falta de energía, irritabilidad, nerviosismo, pulso lento, el cabello seco, depósitos anormales de grasa, el bocio, el endurecimiento de las arterias, el colesterol elevado, anemia, manos y pies fríos, cáncer de mama y el retraso mental.

Cantidad recomendada

El yodo es un oligoelemento, y requiere sólo en pequeñas cantidades. Certificado nutricionista Phyllis Balch recomienda 100 a 225 microgramos de yodo por día para los adultos. El exceso de ingesta de yodo (tan poco como 750 microgramos por día) puede provocar un sabor metálico y llagas en la boca, vómitos, hinchazón de las glándulas salivales, y diarrea.